Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 
Fernando Vigorena Pérez

TEMAS DE RECURSOS HUMANOS
Los talentos de Moisés
Por Fernando Vigorena Pérez

 
     
 

Imagínese como un Gerente de Recursos Humanos de una gran empresa latinoamericana. Es interrumpido por uno de sus reclutadores, quien le deja la siguiente ficha de evaluación de un candidato sobre su mesa:

Nombre: Moisés

Edad: Bastante avanzada

Origen: Huérfano (no conoció a los padres, quienes lo abandonaron en un cesto junto a un río). Fue criado por una familia rica ligada a los faraones. Algunas diferencias conceptuales lo obligaron a volver a sus orígenes y quedarse sin patrimonio.

Estudios: Parece haber tenido algún tipo de educación formal, porque demuestra bastante seguridad en sí mismo.

MBA: Ninguno

Cursos de Liderazgo: No tiene cursos de ese tipo ni demuestra conocer el significado de la palabra.

Experiencia laboral: Ha circulado por el mercado y registra poca estabilidad.

Internet: No usa computadoras, asegura que su fortaleza está en el relacionamiento personal, cara a cara.

Apariencia: Descuidada, usa barba larga y sucia.

Si usted fuese un profesional de Recursos Humanos tradicional, lo máximo que Moisés conseguiría en su corporación sería el cargo de ascensorista o portero, siempre y cuando se afeitara, usara corbata, celular, pasara los cartesianos exámenes psicológicos y prometiera darse un baño todos los días.

A pesar de todo ello la ficha de evaluación de su reclutador no consideró lo siguiente:

  • Moisés negoció con el Faraón la libertad de los israelitas, 600.000 hombres, además de mujeres y niños, de la esclavitud de Egipto.
  • Condujo y alimentó a esas personas en el desierto por nada menos que 40 años, capacitándolos para vencer batallas.
  • Delegó autoridad y poder para los jefes de las tribus.
  • Contribuyó enormemente a la divulgación del nombre y de las doctrinas de un Dios que, con el pasar de los años, se transformaría en líder de un mercado de fieles.
  • Preparó a su sucesor, Josué, para continuar su trabajo de construcción de la nación de Israel.

Sabiendo de eso, y no siendo un Gerente de Recursos Humanos tradicional, usted difícilmente tendría dudas de estar frente a un profesional apto para ser un ejecutivo de su Compañía.

Este caso trata de mostrar que el radar de las empresas puede fallar al momento de rastrear talentos en el mercado, entendiéndose como tales, la capacidad de poner en práctica, con mayor o menor facilidad, ciertas competencias en la realización de una determinada actividad, con resultados mensurables dentro de la empresa.

Usted podrá decirme que este no es un buen ejemplo, ya que Moisés tuvo la inspiración de Dios. Pero debe admitir que Moisés hizo todo aquello con el sudor de su frente, sin cualquier apoyo divino.

En suma, decenas de siglos antes del advenimiento de Peter Drucker, Tom Peters y del Balanced Scorecard, Moisés consiguió ser el mayor administrador y estratega de marketing de la historia.

Claro que Moisés no sabía navegar en la web y mucho menos hablar inglés fluidamente.

Pero ¿qué ejecutivo digital o gurú de gestión sabría negociar con el Faraón la libertad de la fuerza esclava que era la base de la economía egipcia?, ¿o conducir a pie, sin Jet ni coffee breaks, a un pueblo hambriento por el desierto?

Aquí está el punto: Moisés tenía lo esencial, tenía sustancia, tenía talentos. Cosa que la mayoría de las empresas no consiguen ver ya que enfocan su búsqueda en el dominio de las llamadas “competencias”, en alguien que reproduzca la imagen que la empresa ve al mirarse al espejo.

En el nuevo escenario del siglo XXI sólo se consolidarán las empresas que cambien sus procedimientos y su ángulo de visión, y ese cambio comienza por los Recursos Humanos.

En la práctica, la mayoría de los Departamentos de Recursos Humanos operan así: hay un marco rígido, llamado “perfil deseado”, y sólo entra en la empresa quien pasa por aquél, generando gente que piense igual, que no genere cambios.

Sólo que, con la globalización y la digitalización de la economía, las relaciones serán cada día más uno a uno, o sea, cada individuo tendrá que ser considerado, analizado e incentivado como un ser único.

Un batallón de clones de gel y corbata, pensando de la misma forma, ya no ofrece garantía de utilidades. Especialmente cuando esa política deja afuera a un Moisés.

Esto hace necesario revisar las políticas de Recursos Humanos y preparar mejor a los reclutadores para tratar de hallar la esencia de un profesional que puede desarrollar sus talentos independientemente de las herramientas que la empresa le provea.

 
 
 
 

Fernando Vigorena Pérez es Consultor de Empresas y Director de Entrepreneur Consultores Gerenciales Ltda., una de las más importantes empresas orientadas a los servicios de Outplacement y Coaching en Chile.

 
     
 
¿Quiere enviarle un mensaje al autor?
 
 
     
  Mi Nombre y Apellido:
  Mi dirección de e-mail:
  Autor:
  Artículo:
  Mi mensaje:
   
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
 
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com