Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 
Esteban Owen
TEMAS DE RECURSOS HUMANOS
¿A quién le importa lo que comen
los empleados de su empresa?

Por Esteban Owen
 
     
 

¿Se preguntó alguna vez cómo afecta al rendimiento laboral y a la productividad de su empresa la forma en que sus empleados se alimentan?

¿Se preocupó alguna vez por saber si los empleados de su organización toman un buen desayuno antes de salir de casa? ¿Sabía usted que el desayuno es la comida más importante del día, que representa la “carga de combustible” para comenzar el día con energía y vitalidad?

¿Sabe qué comen sus empleados al mediodía? ¿Les brinda el tiempo, los recursos y el espacio necesarios no sólo para descansar y reponer energías, bajar los niveles de estrés, y alimentarse bien para rendir mejor el resto del día? ¿Nota que después del mediodía están somnolientos, “pesados”, que les cuesta “volver a arrancar”?

¿Sabía usted que una cena liviana es importante para que el organismo realice un descanso óptimo durante las horas de sueño nocturno?

Seguramente usted habrá oído o leído alguna vez acerca de los costos multimillonarios para la economía y las empresas norteamericanas derivados de los problemas de la obesidad y el sobrepeso. Sólo como repaso, le muestro algunas cifras, correspondientes al año 1995, y que representan pérdidas por productividad atribuibles a problemas de sobrepeso:

Pérdidas totales = U$S 3.900 millones

Entre otras variables, estos costos incluyeron:

  • U$S 39,2 millones en días de trabajo perdidos
  • U$S 239 millones en días de actividad limitada
  • U$S 89,5 millones en días por enfermedad
  • U$S 62,6 millones en visitas de médicos

Otros informes refieren pérdidas asombrosas, por U$S 12.700 millones anuales para el conjunto de las empresas norteamericanas en términos de seguros, licencias por enfermedad pagas y otros desembolsos, como consecuencia de la obesidad.

Esta es sólo la cara más visible, y seguramente sólo la más conocida, de un problema endémico y global. Y que impacta de una u otra manera en todos los países y en todos los segmentos de la escala socio-económica.

En un extremo, la obesidad y el sobrepeso, que impactan sobre todo en los países ricos, donde las personas tienen fácil acceso a los alimentos, pero a las comidas con excesivas calorías y alto contenido de grasa, azúcar y sal.

En el otro extremo, la desnutrición, cuyo drama tercermundista conocemos bien, y que nos provoca un pavor y un espanto que la mayoría preferimos ignorar.

En el medio, nosotros. Los países emergentes hemos sido sometidos en las últimas décadas a cambios extremadamente vertiginosos en nuestros hábitos alimentarios y nutricionales, mediante el pasaje a dietas ricas en grasas y proteínas. Cambios que en los Estados Unidos y Europa ocurrieron en el transcurso de 200 años, en nuestros países sucedieron en tan sólo 20 años. Las consecuencias en sobrepeso y obesidad adquieren dimensiones cada vez más alarmantes.

¿Sabía usted que la Organización Mundial de la Salud (OMS) engloba bajo el mismo término –DESNUTRICION– tanto lo que habitualmente llamamos “desnutrición” como a la “sobrealimentación”? ¿Y que define, entonces, a la desnutrición, de una manera muy sencilla y categórica: MALA ALIMENTACION?


¿FERROPENIA? ¿QUÉ? ¿QUÉ ES ESO?

Volviendo al tema de la somnolencia al regreso del almuerzo, o al desgano o la apatía con que muchos empleados llegan al trabajo a la mañana, tengo otra pregunta para hacerle a usted como empresario o como Responsable de Recursos Humanos.

Independientemente de los problemas que puedan tener su origen en la gestión gerencial, en la motivación, en el clima laboral o en cualquier otro tema vinculado con el management, ¿sabe usted qué es la “ferropenia”?

Tome nota, porque lo que le voy a explicar impacta sin ninguna duda sobre su organización, sobre su gente. No importa si su empresa está en Buenos Aires, Bogotá, Santiago, México D.F., Madrid, Barcelona, o cualquier ciudad importante de América Latina, Europa o los Estados Unidos. No es necesario estar en Calcuta o Bangladesh para que una gran proporción de sus empleados padezca ferropenia, impactando no sólo sobre su calidad de vida y bienestar, sino sobre los resultados de su trabajo, es decir, sus “malditas” cuentas.

La ferropenia afecta a entre el 66 y el 80 por ciento de la población mundial, y es definida como el trastorno nutricional más común, o más directamente como la más frecuente de las carencias nutricionales, junto con la anemia a la que da lugar. Por supuesto, nadie anda por ahí diciendo “yo tengo ferropenia” o “yo padezco de anemia”. La mayoría ni siquiera lo sabe. Pero los efectos “¡¡¡se notan!!!”

Una de las consecuencias más destacadas de esta enfermedad es la seria disminución en la capacidad para trabajar.

Los síntomas comunes en los adultos incluyen:

  • lentitud
  • bajas defensas
  • baja resistencia
  • y una disminución de la productividad laboral relacionada con tareas repetitivas y mentales.

Las consecuencias económicas de la ferropenia quedan claramente plasmadas en las siguientes cifras:

  • La OMS informa hasta un 30 por ciento de deterioro en el rendimiento y en la capacidad para el trabajo físico en las personas que padecen este tipo de deficiencia.
  • Las deficiencias en micro-nutrientes representan una pérdida del 2 al 3 por ciento del PBI en los países de bajos ingresos.
  • La ferropenia es responsable de la pérdida del 5 por ciento de productividad en el trabajo liviano de oficina, y del 17 por ciento en el caso de trabajo manual pesado, llegando hasta un 30 por ciento, como se señala más arriba.

Para los expertos y los nutricionistas, es bien conocida la relación entre la nutrición y la fatiga y la somnolencia. La fatiga, o falta de energía, refleja a menudo exceso de trabajo o una deficiencia nutricional, siendo la más común la de hierro, pero también puede ser de vitaminas del grupo B. La somnolencia puede sobrevenir por falta de acceso a los alimentos.

Aun cuando es cierto que podemos sentir sueño después de una comida abundante, al mediodía las ingestas más pequeñas, tal como el almuerzo, nos mantienen despiertos. La hipoglucemia, es decir, el bajo nivel de azúcar en sangre que puede ocurrir cuando se saltea una comida, puede disminuir el período de atención y reducir la velocidad a la cual los individuos procesan la información. El picar comidas y bebidas dulces, que son digeridas rápidamente, provoca una breve renovación de la energía, pero finalmente el cuerpo se cansa más.


UNA ECUACION WIN-WIN-WIN

Es difícil separar la nutrición de las horas de trabajo excesivas como causa de fatiga y de algún accidente en particular. Los empleadores deberían considerar el intervalo para almuerzo como una oportunidad para la nutrición, el descanso y la recuperación de los trabajadores, en relación con el bienestar, la salud y la seguridad ocupacionales y la productividad de los mismos.

La relación costo-beneficio de una estrategia para mejorar la alimentación de los empleados, es demostrativa del contraste entre una buena o una mala nutrición.

El “Informe sobre la Salud Mundial 2002” de la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que, en relación con el costo, son muy efectivos los programas para reducir el riesgo de las enfermedades no transmisibles mediante la dieta y los cambios de hábitos.

Suministrar alimentos nutritivos a los trabajadores no sólo es económicamente viable, sino que también es una práctica empresarial rentable. La justificación se basa en las ganancias en términos de productividad y de aumento de la moral del trabajador, en la prevención de accidentes y muertes prematuras y en la reducción de los costos relacionados con la salud.

Una de las primeras investigaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que un uno por ciento de aumento de las kilocalorías daba como resultado un 2,27 por ciento de aumento de la productividad laboral general.

Más recientemente, la OMS informó que una alimentación adecuada (mediante la fortificación de los alimentos) podía elevar los niveles de productividad nacional en 20 por ciento.

Para el empleador, el empleado y el gobierno,
la nutrición adecuada representa
una proposición ganar-ganar-ganar.

La promoción de la nutrición ofrece numerosos beneficios para las empresas, que incluyen:

  • Reducción del ausentismo
  • Reducción de los costos de reclutamiento y entrenamiento de personal como resultado de la menor rotación del mismo
  • Disminución de la cantidad de reclamos por compensación por parte de los trabajadores
  • Aumento de la productividad como resultado de la mejoría en la salud y en la moral.

En Canadá, se estima que la relación costo-efectividad de los programas de promoción de la salud en los lugares de trabajo es de 1,75 a 6,85 dólares canadienses por cada dólar que la empresa invierte, basado en la reducción de la rotación de los empleados, en el aumento de la productividad y en la reducción de pedidos médicos de los empleados que participan.


ALGO SABRAN ESTAS EMPRESAS

En un estudio efectuado a lo largo de dos años en 40.000 empleados administrativos, la Compañía Dupont, con sede en los Estados Unidos, descubrió que su programa de promoción de la salud en el lugar de trabajo, que incluía nutrición, daba como resultado un descenso del 14 por ciento en días perdidos por incapacidad y un retorno de U$S 2,05 por cada dólar invertido.

Del mismo modo, la compañía Traveler’s estimó un ahorro de U$S 3,40 por cada dólar invertido en su programa “Cuidar”, donde el ausentismo descendía un promedio de 1,2 días por participante.

Pero, ¿cuánto dinero debe invertir una empresa para implementar un programa de mejoramiento de la nutrición de sus empleados? ¿Están las empresas latinoamericanas, o aun las españolas, en condiciones de invertir recursos (tiempo, dinero, personal) en desarrollar e implementar programas de estas características?

Seguramente no necesitamos un gran esfuerzo de imaginación para intuir la respuesta. Hemos visto en Argentina algún intento –bien intencionado– de brindar a los empleados cursillos de capacitación en temas nutricionales. En el mejor de los casos, el Gerente de Recursos Humanos ofrece “charlas” a grupos de 20 ó 30 empleados, después de haber reunido él mismo la información de fuentes confiables, habérsela estudiado para la ocasión y compartirla, con el característico aire grandilocuente, con la ayuda de un Power Point desarrollado para tal fin. Con los resultados igualmente característicos: empleados que sólo esperan la finalización de la magistral presentación para volver a sus escritorios o puestos de trabajo, con la sensación de haber desperdiciado una hora de sus jornadas de trabajo.

Aquí hemos intentado introducir una temática que nos parece que merece ser abordado seriamente. Esperamos seguir desarrollándolo en breve. Daremos la bienvenida a los aportes que puedan hacer profesionales con experiencia en el tema, así como a las experiencias que se están desarrollando actualmente en las empresas.

 
 
 
 

Esteban Owen es Fundador y Director de Ser Humano y Trabajo. A lo largo de su carrera profesional se ha desempeñado en periodismo y ha desarrollado actividades vinculadas con la comunicación escrita y gráfica. Como periodista se desempeñó en el diario Tiempo Argentino, hasta su cierra en 1987, y posteriormente articuló sus actividades periodísticas en forma free lance con el diseño gráfico. Se desempeñó durante varios años como diseñador gráfico para empresas de gran prestigio, como MetLife y la editorial El Derecho. Es titular del sitio Concepto Lateral Diseños Comunicacionales. También adquirió gran experiencia en estrategias de marketing. En 1999 fundó Ser Humano y Trabajo con la visión de promover un cambio en los paradigmas gerenciales, en línea con las nuevas tendencias del management, orientadas a lo que él llama “una empresa con rostro humano”.

 
     
 
¿Quiere enviarle un mensaje al autor?
 
 
     
  Mi Nombre y Apellido:
  Mi dirección de e-mail:
  Autor:
  Artículo:
  Mi mensaje:
   
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
 
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com