Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 

DESARROLLO PERSONAL
La inteligencia emocional es todavía inteligente

Síntesis de un artículo publicado en
Harvard Business Review, abril 2003.

 
     
 

Tras el auge de los conceptos derivados de la Inteligencia Emocional en los años ’90, esta corriente podría parecer que estuviera cayendo en desuso ante el derrumbre de los mercados accionarios y laborales. Efectivamente, “centrar la atención en los sentimientos parece fuera de lugar”, según observa el artículo de la Harvard Business Review de abril de 2003.

Pero para la prestigiosa publicación del mundo de los negocios, desentenderse de las emociones de los empleados sería un error. “La inteligencia emocional no se limita a estimular el crecimiento y el espiritu optimista en los períodos de auge, sino que también los protege en tiempos difíciles. De hecho –advierte–, lo mejor que usted puede hacer en este momento es aplicar la inteligencia emocional a sí mismo”.

Harvard Business Review recuerda un artículo de 2002 en el que Richard Boyatzis, Annie McKee y Daniel Goleman (el fundador de esta corriente) registraron el repliegue de la inteligencia emocional. “El examen de uno mismo, argumentaron, no es indulgencia con uno mismo, sino todo lo contrario. Los ejecutivos que no son capaces de desarrollar conciencia de sí mismos, corren el riesgo de caer en una rutina de insensibilidad emocional que amenaza su verdadera individualidad. De hecho, la renuencia a explorar su propio mundo interior no sólo debilita su motivación, sino que puede socavar su capacidad para inspirar a los demás”.

Y lo que es peor, agrega Harvard Business Review, puede poner en peligro su carrera. Citando otro artículo del año pasado, de Ronald Heifetz y Marty Linsky, observa que “los líderes suelen sabotearse a sí mismos al pretender que son invulnerables. Los líderes deben cuidar sus espaldas, advierten los autores. La inteligencia emocional se puede usar para crear armonía en el lugar de trabajo, pero también para ser más listo que sus enemigos al entregarles las herramientas necesarias para entenderlos y anticiparse a ellos”.

La inteligencia emocional, concluye Harvard Business Review, “no es un lujo del que puede prescindir en tiempos difíciles. Es una herramienta fundamental que, desplegada con delicadeza, es clave para el éxito profesional”.

 
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
     
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com