Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 
Diego Lo Destro
DESARROLLO PERSONAL
De crítico aguafiestas
a asesor especializado

Por Diego Lo Destro
 
     
 

“Esta propuesta está mal hecha”, “es un servicio muy caro”, “tu objetivo no es viable”, “la idea que tienes es poco objetiva”. ¿Qué tienen en común estas declaraciones? Si las observa cuidadosamente y desde la mirada de quien las recibe, éstas suelen ser percibidas como una crítica, generando un estado emocional disfuncional que compromete las relaciones que tenemos con otros. Si usted suele descubrirse haciendo críticas, o si sus colegas, compañeros y familiares lo tildan de “crítico”, “boicoteador” o “aguafiestas”, este artículo es para usted.

Las críticas, sean constructivas o no, no suelen ser bien recibidas. ¿Cuántas veces nos descubrimos criticando cuando en realidad queremos contribuir con nuestra observación? ¿Cuántas veces nos damos cuenta que cuando criticamos lo que queremos es ayudar? Si es así, entonces le recomiendo seguir leyendo para aprender en tres sencillos pasos cómo transformarse de un “crítico aguafiestas” en un “asesor especializado”.

En principio quiero reconocer la utilidad del rol crítico para la ejecución de cualquier proyecto. El crítico suele ser quien ve los obstáculos, quien percibe problemas, quien detecta las posibles fallas en determinada conducta o proyecto, y esto es sumamente beneficioso. Dicho esto, vamos al primer paso:

Detectar la intención positiva detrás de la crítica:

Cuando realizamos una observación crítica, por lo general lo hacemos con la intención positiva o propósito de evitar algo, un problema o alguna dificultad. Por ejemplo, si su crítica es “tu idea es poco objetiva”, la pregunta es: ¿para qué hago esta crítica? ¿Cuál es mi propósito? ¿Qué quiero evitar? Siguiendo con el ejemplo, la intención o propósito de la frase “tu idea es poco objetiva” puede ser evitar la frustración al no poder concretar un proyecto. Y esto nos habilita el espacio para el segundo paso:

Enunciar el propósito de la crítica en términos positivos:

Recuerde que quien critica desea evitar algo relacionado con aquello que no quiere y, por ende, centra su atención en el problema y no en las soluciones. Con lo cual el segundo paso nos invita a preguntarnos: ¿qué es lo que sí quiero lograr? Siguiendo con el ejemplo anterior, si lo que no quiero es frustrarme por no poder concretar un proyecto, ¿qué es lo que sí quiero? Entonces puedo formularlo en estos términos: “lo que quiero es lograr mi proyecto con éxito y de forma efectiva”. Una vez transformado el propósito de la crítica en términos positivos, podemos pasar al tercer y último paso para convertirnos en un asesor.

Realizar una pregunta encabezada con la palabra “cómo” vinculada a aquello que sí quieres:

Para seguir con el ejemplo, esto se aplica de la siguiente manera: ¿cómo[1] podemos hacer para ejecutar el proyecto con éxito y de forma efectiva? Esta pregunta vincula el propósito formulado en términos positivos con una pregunta orientada a producir un proceso de pensamiento alineado a formas y modos de conducta tendientes a lograr el propósito positivo. Lógicamente, podemos obtener una respuesta sólida sobre “cómo” se ejecutarán las acciones tendientes al éxito, o bien una respuesta del tipo “no sé”. En este último caso, podemos continuar la conversación con otra pregunta orientada a que nuestro interlocutor busque formas efectivas de saber el “cómo” antes planteado.

En resumidas cuentas, los pasos para convertirse de un crítico aguafiestas en un asesor especializado son:

1. Detectar el propósito detrás de la crítica.
2. Formular el propósito en términos positivos.
3. Hacer una pregunta encabezada con “cómo” con el contenido del paso “2”.

No importa si a quien le haga la crítica es su hijo, su compañero, un amigo o un conducido. Entrenarse en transformar su crítica en una pregunta logrará que su mirada sea bien recibida, contribuirá a que quien la reciba se haga responsable de aquello que plantea o propone y, por último, notará que sus relaciones se ven afectadas positivamente.

[1] Esta serie de pasos busca transformar declaraciones ontológicas relacionadas con aquello que algo “es” o “no es”, en afirmaciones epistemológicas orientadas al “cómo sabes que ‘es’ o ‘no es’”.

 
 
 
 

Diego Lo Destro es Director de D&L Group Coaching | Consulting. Licenciado en Filosofía con especialidad en metafísica y gnoseología. Professional and International Certified Ontological Coach en la Escuela Argentina de PNL y Coaching (ACTP). Mentor Coach certificado formado por Damian Goldvarg (Vicepresidente ICF Global). Master Practitioner en PNL en el Instituto de Investigaciones Humanísticas. Practitioner en Hipnosis Ericksoniana por la Universidad de la Matanza. Miembro fundador de la International Coach Federation Argentina, donde se desempeña como colaborador de la Comisión de Programas Presenciales de ICF, encargada de la formación continua y de alta calidad para coaches internacionales. Miembro del Comité Latinoamericano de Evaluación de Ponencias del Congreso II Conferencia de Coaching Chile. Miembro activo de la Asociación Argentina de Profesionales del Coaching. Escritor y conferencista internacional, y especialista en Human Development.

 
     
 
¿Quiere enviarle un mensaje al autor?
 
 
     
   
     
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
     
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com