Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 
Antonio Pablo García Martín
DESARROLLO PERSONAL
Claves para hacer realidad tus ideas y utilizar tu talento
Por Antonio Pablo García Martín
 
     
 

Muchas veces me he preguntado cómo llevar a cabo mis ideas más innovadoras o atrevidas, y la mayoría de las veces que se me ocurría algo tendía a pensar que a alguien se le habría ocurrido o que ya debía de estar inventado, o que no debía merecer la pena si nadie se había fijado en eso. En otras ocasiones he dudado sobre qué pasos seguir o me entraban dudas de que pudiera lograr lo que me proponía porque nunca estaba todo perfecto y no se cumplían todas las condiciones que yo estimaba que debían de darse para alcanzar el éxito.

Como veis, para algunas ideas que me habían surgido tenía unas cuantas excusas que me ayudaban a postergar y liberarme de la responsabilidad de abordarlas, y es que el lado oscuro de la zona de confort es muy poderoso. En un momento inicial podía quedarme satisfecho, pero en verdad al tiempo también me daba cuenta de que en las mismas circunstancias otras personas semejantes a mi al menos lo intentaban y, de estos, algunos alcanzaban aquello que yo de una forma vaga y genérica deseaba.

Con el tiempo me he dado cuenta de que la diferencia entre las personas que tienen confianza en sí mismas y las que no, es que aquellos que logran el éxito no están esperando el reconocimiento de los demás para ir a perseguir sus sueños. Las personas exitosas confían en sí mismas, confían en sus instintos y persiguen sus sueños.

Lejos de resignarme y no poner solución, hace un tiempo que sentí que debía de hacer un cambio vital personal y, aunque teniendo momentos de vértigo, ya que mi programación mental me llevaba a continuar en mi zona de confort, decidí dar el paso y reorientar mi vida profesional y pasar de un trabajo en el que me encontraba cómodo pero en el que me sentía estancado y con falta de ilusión a uno que, aunque suponía esfuerzo y riesgo, también suponía ilusión renovada, motivación, sentimiento de contribución y espíritu de superación.

Este cambio supone vivir aquello en lo que creo y no arrepentirme en el futuro de no haberlo intentado, porque si lo intentas, quizás, sino jamás. Me comentan muchos amigos y compañeros: enhorabuena, te envidio, ya tuviera yo tus ... (ánimos). Yo no me tengo por ningún kamikaze, y aunque reconozco que me ha costado y que he tenido y tengo momentos de duda, creo que lo más arriesgado era seguir alimentando mi comodidad e irme apagando, manteniendo la rutina que te tiene atrapado como el perro del hortelano que ni come ni deja comer y que me lleva a una vida tolerada (sin pan ni sal) y no a intentar vivir una vida disfrutada.

Hace ya tiempo con ayuda del coaching establecí mi plan de acción e identifiqué mis limitaciones y miedos, establecí mis objetivos y empecé a trabajar sobre ellos. El plan de acción está elaborado con tareas que me ayudan a avanzar y no me provocan pánico y por tanto rechazo. En mi caso, y en el de la gran mayoría de las personas, si vemos el proyecto en su enormidad nos asusta y lo descartamos. Es cuando lo dividimos en trocitos pequeños y realizables cuando empezamos a tomar conciencia de que lo podemos digerir y por tanto abordar.

Desde el lado de una persona que se inicia como emprendedor o como responsable en un proyecto de gran envergadura, en que tienes una implicación personal, todo esto no es sencillo. El cambio requiere análisis, autodescubrimiento, ser capaz de abrazar el miedo y el “fracaso” , tener el coraje de renunciar a cosas, aprender, experimentar, jugar, tener conflictos, ser capaz de entender el rechazo y no venirte abajo por ello, y seguir estando comprometido.

Entre los errores que las personas cometen a la hora de ir a por sus metas vitales, considero que se encuentran el no atreverse a comenzar, el esperar a que las cosas ocurran por sí solas o el preguntar si es posible lograr esa meta a alguien que no sabe ni ha vivido la experiencia.

¿Qué tienes que hacer para lograr tus metas? A continuación, de forma resumida, describo lo que he hecho y por tanto son mis recomendaciones:

    1. Hacer un inventario de tus talentos e identificar en qué eres bueno, qué te gusta, te motiva y con lo que disfrutas.
    2. Seleccionar aquellos talentos que aporten valor y exista una demanda sobre sus beneficios.
    3. Establecer un objetivo en positivo que sea específico, medible, alcanzable, con tareas manejables y en un tiempo fijado.
    4. Evaluar la situación actual, la realidad de tu entorno/contexto, tu conducta, capacidades, emociones, creencias, valores e identidad.
    5. Establecer diferentes opciones/alternativas, establecer los criterios de selección, ponderar las opciones y elegir un plan A y al menos tener presente un plan B.
    6. Realizar el plan de acción A en detalle, con análisis de riesgos y métodos de mitigación.
    7. Poner foco en el objetivo y tener presente siempre la recompensa. Revisar el plan de acción, los indicadores de seguimiento y los beneficios con asiduidad para mantenerte por el camino correcto y motivado.
    8. Confiar en tus habilidades y talentos, enfrentarte a tus miedos y aprender a perdonarte los errores.
    9. Encontrar tiempo. ¿No tienes tiempo para perseguir tu reto profesional o pasión? Si es importante creas tiempo y además lo disfrutas. Concilia y convierte tiempo muerto (televisión, atascos, etc.) en tiempo productivo. Puede que tengas que despertarte un poco más temprano, o hacerlo después del trabajo, a la hora de comer, por la noche, o en fines de semana.
    10. Dar pequeños pasos todos los días, lo importante no está en la perfección sino en la progresión.

Esto no es automático normalmente. Necesitas tiempo, puede que meses, incluso años, pero si disfrutas con ello seguirás perseverando. En cuanto te empiecen a llegar los beneficios por aquello que disfrutas, la cosa empezará a mejorar. Te recomiendo que si tienes esa inquietud lo intentes porque te reactivarás, te sentirás vivo, pleno y satisfecho. Si vives tus talentos, aumentas tu autoestima, inspiras y agregas significado a tu vida mientras marcas la diferencia en los demás.

Y como digo siempre: recuerda que eres lo que eres y estás donde estás por los pensamientos que has puesto en tu mente. Si necesitas apoyo, búscate una persona de referencia que haya logrado lo que tú quieres o a un coach.

 
 
 
 

Antonio Pablo García Martín es Project Coach en IPE Project Coaching, ayudando a las personas y empresas a realizar con éxito sus ideas y proyectos a través del project management, el coaching y la inteligencia práctica. Persona entusiasta, reflexiva, con espíritu explorador y con una gran inquietud por conocer, aprender, ayudar, mejorar y poner en práctica, se ha licenciado en CC Matemáticas y es Máster en Dirección de Sistemas, Máster en Coaching y Programación Neurolingüística, Experto en Coaching de Rendimiento Wingwave y Técnicas de Liberación Emocional. Tiene más de 15 años de experiencia en proyectos de empresa relacionados con la estrategia, transformación, gestión del cambio, organización, liderazgo, planificación y optimización en empresas como Bankinter, IBM y ONO.

 
     
 
Opina sobre este artículo en LinkedIn
 
     
 
¿Quiere enviarle un mensaje al autor?
 
 
     
  Mi Nombre y Apellido:
  Mi dirección de e-mail:
  Autor:
  Artículo:
  Mi mensaje:
   
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
     
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com