Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 
Fernando Vigorena Pérez DESARROLLO PERSONAL
Desarrollando su carrera
Por Fernando Vigorena Pérez
 
     
 

Estamos acostumbrados a hablar de planificación estratégica en el ámbito corporativo. Empresas, instituciones, gobiernos, preparan normalmente en el cuarto trimestre de cada año nuevos planes y la revisión de los planes existentes para el año siguiente y para períodos más largos.

La idea es dar algunas herramientas para el diseño de su plan personal, pero de carrera de su vida. Un plan de carrera personal es un proceso de construcción de su futuro, y tal como sucede en las corporaciones, la primera etapa consiste en definir cuatro aspectos esenciales: la visión, la misión, los valores y la acción.

La Visión hace referencia al espacio de lo deseado para la persona en el futuro. Es una imagen óptima e ideal de un futuro deseado al cual se aspira llegar. Sin embargo, no pertenece a un ámbito de sueños inalcanzables, sino que antes que todo debe ser realista, factible y objetivamente alcanzable. De alguna manera, la visión, tiene que ver con el Ser, con el querer ser, o con un estado de cosas tal en el que, de manera realista, nos imaginamos qué vamos a estar haciendo. Por tanto, es de utilidad orientadora hacerse preguntas tales como: ¿qué es lo que queremos “Ser”?, ¿cómo nos imaginamos que vamos a “Ser” de aquí a tres años, cinco años...?”, o bien, ¿cómo nos imaginamos que deberíamos “estar” en el futuro?, ¿en qué escenario?, ¿en qué condiciones?, etcétera.

Sintetizando, proyecte una película de su vida. Reúna sus experiencias pasadas y su visión de futuro, ambas ilustradas por sus diarios del pasado y del futuro, para imaginar ese film de su vida, una película extraordinaria donde usted figura como director y protagonista de su propia historia. Es el momento de despertar al gigante interior que todos tenemos.

La Misión, en cambio, se refiere a “el propósito permanente en la acción” que tiene una organización humana. Vale decir, responde al “hacer” en forma cotidiana para alcanzar el “ser”. Es la razón de la existencia de un individuo que se reúne en torno a objetivos compartidos, es aquello que de manera constante se necesita realizar para lograr la Visión. Siempre la Misión debe partir definiéndose con un “verbo” de acción. Así, es orientador responder preguntas como: ¿qué es lo que voy a “hacer” para Ser justamente eso que dije que quería ser? En otras palabras, ¿qué tenemos que “hacer” en forma permanente para alcanzar ese “ser” que nos imaginamos?

Los valores

Los Valores son los principios que guían las decisiones y comportamientos en el cumplimiento de la misión.

Desde muy temprano, por influencia de nuestros padres y familiares, establecemos un conjunto de valores, pero el ambiente, las creencias y las circunstancias actúan en el sentido de modificarlas. Para encontrar sus valores he aquí una propuesta:

A. Identifique los principales principios que gobiernan su vida. Esta es una tarea demorosa y que requiere una alta concentración y reflexión. Verifique los valores más de acuerdo a sus pensamientos y acciones. Pueden ser la integridad y la justicia, indicando un perfil orientado a la conducta social; humildad, afán de servicio o generosidad, autonomía y auto confianza. Puede ser un conjunto de todos ellos. No importa. Lo fundamental es que los aspectos seleccionados representen lo que usted es de hecho, y no lo que le gustaría que las personas pensasen a su respecto. De esta forma, escoja valores inherentes a su carácter y no a su reputación.

B. Genere un orden de prioridades: después de seleccionar entre cinco a siete valores, trate de ordenarlos de acuerdo con el grado de importancia relativa. Es un momento decisivo, pues exigirá que usted haga sus elecciones. En este momento, quedará evidenciado si los valores preponderantes son materiales o emocionales, individuales o colectivos.

C. Escriba una frase que identifique cada uno de sus valores escogidos. Es el momento de unir razón y emoción, cabeza y corazón. Mantenga esas frases pegadas en el auto, en el baño, en su billetera, para recordarlas y que les permitan generar acción.

De esta forma, tendrá por escrito lo que podemos denominar su “Constitución Personal”. Su carta de valores y de navegación. Esta lista es intransferible, llévela consigo permanentemente y tome sus decisiones en base a ésta. Una actitud en desacuerdo con sus valores deberá causar incomodidad hasta poder generar un cambio en el tiempo.

Para entrar en acción

Para lograr colocar en acción la visión, la misión y los valores, es necesario tener en consideración factores de mucha importancia en el desarrollo de su carrera, a saber los siguientes: el ambiente político, el ambiente económico, social, tecnológico y el ambiente externo. De una forma u otra, soñar con los pies en la tierra y la cabeza en las estrellas.

Pero hay otros factores que influyen seriamente en el desarrollo de carrera, sea dentro de una organización o emprendiendo una actividad independiente, a saber, los siguientes:

Foco: establecer un foco de actuación. Puede ser elemental, pero muchos se equivocan en este aspecto, comprometiendo el resultado de todo lo planificado. Muchas veces se yerra por construir muchos focos o por elegir como prioridad el objetivo inadecuado.

Posicionamiento: el posicionamiento significa planificar su identidad personal, representando las señales y los códigos de comunicación transmitidos por su estilo y personalidad. El objetivo es delimitar las características más singulares que nortean la construcción de su imagen con el intuito de conquistar el respeto, la admiración y la confianza de las personas. La idea es observarse como si fuera un producto, siendo el momento de trabajar su marketing personal, proyectando una imagen de marca en relación a dos características esenciales: embalaje y contenido.

Promoción: no se saca nada con hacer la mejor cosa del mundo o tener atributos envidiables si nadie toma conocimiento. Es necesario comunicar y repercutir.

Por eso, tenga siempre una disposición hacia las nuevas ideas, cree un blog, un sitio web personal, participe en su comunidad, en Internet. Si le gusta escribir, publique artículos o un libro. Si no le gusta escribir, nútrase de buenos libros y revistas y aprenda a escribir.

Además de eso, participe de eventos para ser visto, shows, seminarios, congresos, reuniones en su condominio, reuniones con sus colegas de profesión. La idea es frecuentar variados ambientes para tener acceso a personas diferentes, con formación, cultura e ideas diversas.

Haga un curso de expresión verbal u oratoria y aprenda el arte de la retórica. La habilidad de hablar en público abre puertas y eleva la auto-estima y la autoconfianza.

Redes de contacto: no se trata de acumular nombres de gente desconocida en un fotolog o en un archivo de tarjetas de visita, sino el generar personas a quienes servir, con quienes conversar y compartir. La reunión de opiniones calificadas de un networking extenso puede proporcionar gran alcance y potenciar su imagen, pero guardando fidelidad y alineamiento con su misión.

Precio: el precio es absoluto, pero el valor es siempre relativo. El precio es un atributo típico de los productos, y éstos han sido comoditizados a lo largo del tiempo.

Análogamente, todos nosotros, considerados como productos en el mercado de las oportunidades, también nos asemejamos. Nuestras competencias técnicas son muy próximas, puesto que han sido desarrolladas en las mismas escuelas, con metodologías parecidas y con los mismos libros. Lo que otrora fuera un diferencial, como el dominio de un segundo idioma o un título de post-graduación, hoy representa apenas igualdad de condiciones con los demás profesionales.

En síntesis, es saber valorizar nuestro proyecto personal, ya sea con la renta a la cual deseo aspirar o los servicios o productos que ofreceré en un emprendimiento.

Si usted elige su carrera para permanecer en una empresa, debe desarrollar tres características básicas: ser empleable, poseer mentalidad emprendedora interna y poseer un alto grado de flexibilidad. Trabajadores que sean capaces de negociar, traducir, interpretar, capacitar, unir y proporcionar servicios.

Si, en cambio, su preocupación es saber qué va a pasar cuando el empleo fijo termine y desea pensar en planificar su carrera, las características difieren.

Finalmente, si usted es de esas personas que quieren hacer algo diferente y no se conforman con pasar por la vida viendo cómo otros hacen cosas y asumen roles protagónicos, si usted es hombre o mujer de acción, dispuesto a vivir intensamente, si la incertidumbre no lo asusta, si quiere ser más libre y manejar su propio destino, si quiere dejar su huella de creatividad en este mundo... entonces la oportunidad de ser un emprendedor es para usted, sobre todo cuando abundan las nuevas oportunidades.

 
 
 
 

Fernando Vigorena Pérez es Consultor de Empresas y Director de Entrepreneur Consultores Gerenciales Ltda., una de las más importantes empresas orientadas a los servicios de Outplacement y Coaching en Chile.

 
     
 
¿Quiere enviarle un mensaje al autor?
 
 
     
  Mi Nombre y Apellido:
  Mi dirección de e-mail:
  Autor:
  Artículo:
  Mi mensaje:
   
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
     
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com