Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 
Fernando Vigorena Pérez OPINION EXPERTA
El estrés del siglo 21
Por Fernando Vigorena Pérez
 
     
 

El tradicional ejecutivo moderno vive apurado, mientras habla por su blackberry, hace anotaciones en una palm, se amarra los zapatos, fuma un cigarro y hasta es capaz de manejar su auto. ¿Como pueden hacer todo eso al mismo tiempo?

Una investigación reciente mostró que los típicos ejecutivos del siglo 21 tienen placer en no tener tiempo para nada. Trabajan 12 a 14 horas diarias, no toman vacaciones y frecuentan a su familia por internet o en fotografía. Generalmente no saben en que curso van sus hijos.

Una de las cosas más extrañas que se ve en la actualidad es la relación del ejecutivo con el estrés. Hasta hace unos años era visto como una señal de alerta, que les indicaba que algo estaba errado. Pero los ejecutivos del siglo 21 creen lo contrario, el estrés es ahora una señal de status, una demostración de que se es productivo, con talentos y listo para un ascenso.

Tengo un amigo ejecutivo, Mauricio, que fue al médico a realizarse un checkup, sólo porque su empresa se lo exigió. Aceptó de mala gana ya que no tenía tiempo que perder. Días después recibió los resultados del médico cardiólogo. "Mauricio, usted está muy bien, no tiene nada".

Mauricio se molestó mucho. Amenazó con procesar al facultativo si aquel resultado llegase a ser público. Esto perjudicaba su imagen, no se veía bien en el medio trabajar como ejecutivo lleno de compromisos y no estar estresado para poder comprobarlo. Sus superiores podrían ver en esto una falta de compromiso con las metas, budget, balance, scorecard y cosas parecidas.

Pero el día llegó y Mauricio sintió una extraña sensación, una falta de equilibrio. Se apoyó en la mesa, más blanco que el comercial del detergente en polvo en el que estaba trabajando, y murió.

Llegó al cielo. Al ver a todos de camisón blanco circulando de nube en nube, sin usar distintivo con foto, el ejecutivo vio las oportunidades que había. De inmediato pensó cómo podría sacar provecho de esto. Como estaba acostumbrado a no usar intermediarios y actuar rápido, fue a hablar con San Pedro:

– Pedro, estimado amigo, un placer, ¿cómo ha estado? Bonitas sandalias. Bien… vamos al grano, acabo de llegar al paraíso hace tan solo un par de horas y ya me di una vuelta por las dependencias y conocí el modus operandi, así que quería hacerle algunas sugerencias para mejorar la productividad. Por ejemplo, repensar la estrategia de corto plazo, crear un sistema de descripción de cargos, establecer metas y objetivos, hacer reingeniería celestial, romper paradigmas e implementar programas motivacionales del tipo “El cielo es suyo”.

Al escuchar todo esto, San Pedro se restregó los ojos, balanceó las llaves y dijo:

– Hijo, estoy realmente impresionado.

El ejecutivo se sintió en las nubes y pensó que a lo menos sería ascendido a vice-presidente del paraíso. Entonces preguntó:

– Entonces, ¿concuerda?

– No –dijo San Pedro–. Esto quiere decir que tendrás mucho éxito en nuestra competencia. Porque acabas de describir exactamente como funciona el Infierno.

 
 
 
 

Fernando Vigorena Pérez es Consultor de Empresas y Director de Entrepreneur Consultores Gerenciales Ltda., una de las más importantes empresas orientadas a los servicios de Outplacement y Coaching en Chile.

 
     
 
¿Quiere enviarle un mensaje al autor?
 
 
     
  Mi Nombre y Apellido:
  Mi dirección de e-mail:
  Autor:
  Artículo:
  Mi mensaje:
   
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
 
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com