Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 

OPINION PERSONAL
Retroalimentación: un factor motivacional

Por Guillermo Ceballos Ospino

 
     
 

Desde hace ya bastantes años es familiar, no sólo para los psicólogos, el término “retroalimentación”. Lo interesante consiste en que puede ser utilizada como una herramienta para el refuerzo de conductas “positivas”, y no sólo como un factor de reorganización dentro de un esquema sistémico, ya que su utilización para corregir va a depender de la actitud con la cual la formulemos.

Desafortunadamente ha sido utilizada por muchos administradores como un elemento de juicio peyorativo, donde quien lo formula hace que pierda su sentido primordial, que es la crítica constructiva.

Esta consiste en señalarle a quien supervisamos que si bien su conducta no es la que esperamos, no todo lo que ha hecho está mal, sino explicarle con empatía que esperamos algo más de él o de ella, y dedicarle el tiempo suficiente para señalarle los aspectos positivos de lo que ha realizado. También aquello que realmente sabemos que puede proporcionarle a la actividad, sujeta a previsión, dadas las cualidades que tiene para ejecutarla con calidad.

Es así como nos encontramos con personas que en vez de enseñar lo que queremos que hagan, exigen y ridiculizan a la persona –a veces sin querer–, produciendo en ella el efecto totalmente contrario al objetivo que debe proporcionar la retroalimentación. Por tal razón tenemos que reconocer que el retroalimentar consiste simplemente en el arte de enseñar.

Aquí surge la pregunta ¿Estamos educados para enseñar? Honestamente la respuesta es un no rotundo, ya que estamos subordinados a un sistema educativo poco o nada integral. Es decir: un psicólogo debería saber de este arte y un educador, administrador, ingeniero industrial, o de cualquier otra profesión que tenga que ver con el talento humano, tendría que saber de relaciones y manejo del ser humano.

Esto no es tan difícil como podría parecer: simplemente necesitamos colocarnos en la posición del observado y sentir lo que sentiría esa persona en el caso de que se nos ridiculizara, o en el mejor de los casos que no se nos reconociera el esfuerzo hecho por lo realizado.

Todos necesitamos de la aprobación y/o reconocimiento por el esfuerzo realizado, y si no lo hacen o no se nos da, nos sentimos defraudados, extinguiendo la conducta de dar lo mejor de nosotros mismos, y por tanto extirpando el beneficio que nos brinda la herramienta de la retroalimentación.

 
 
 
 

Guillermo Ceballos Ospino: Psicólogo. Santa Marta - Colombia.

 
     
 
¿Quiere enviarle un mensaje al autor?
 
 
     
  Mi Nombre y Apellido:
  Mi dirección de e-mail:
  Autor:
  Artículo:
  Mi mensaje:
   
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
 
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com