Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 
Diego Ferrero OPINION EXPERTA
Olga y la construcción del discurso propio
Por Diego Ferrero
 
     
 

Abstract

En este texto escrito en primera persona trato de mostrar, a través de mi experiencia, el camino recorrido en la construcción del discurso propio. El desafío que todo ejecutivo debe llevar adelante no es conocer la teoría de moda y seguirla al pie de la letra sino, por el contrario, conocer cuáles son las herramientas que le permitirán edificar las bases de su propio atalaya.

Al hacer el ejercicio de recorrer mi hoja de ruta profesional tomo nota de la innumerable cantidad de horas que he pasado en reuniones de trabajo. Al principio solo escuchaba cómo otros discutían un determinado tema. Algunos exponían sus ideas de manera vehemente, tratando de convencer a todos los presentes, con algunos pocos argumentos de dudosa fuente y comprobación.

Aprendí que para refutar cualquier discurso debía anticiparme y conocer al menos la teoría de aquel tema que se estaba debatiendo. Con esa premisa comencé una larga carrera de aprendizaje que consistió, además de seminarios y posgrados, en devorarme todo libro de management que cayera en mis manos.

Así conocí los textos de Edward De Bono, Drucker, Kofman, Mintzberg, Goldratt, Cox, Senge, Spencer Johnson y Fisher, entre una interminable lista de autores. Sin contar, por supuesto, la lista que hace a mi especialidad.

En poco tiempo logré edificar una enorme biblioteca con los textos que todo preciado gerente debía conocer ¡Finalmente estaba gerenciando un área de la empresa junto a mis “socios”, los autores!

Los resultados que lograba excedían lo esperado. El clima de trabajo era de excelencia y el sentido de pertenencia del grupo de colaboradores se hacía más fuerte. Sin embargo, percibía cómo una ausencia se adueñaba de mí y del grupo a medida que el tiempo transcurría.

Era martes a las tres de la tarde cuando se programó la reunión mensual en la que participaban los directores y gerentes de la empresa para discutir algunos temas de producción que estaban haciendo ruido en el área de marketing.

Tomé mi lugar y me sentí cómodo cuando uno de los directores entró rápidamente al salón vociferando a viva voz: “¡Hoy tengo puesto el sombrero rojo!”. Pasé las siguientes dos horas tratando de identificar el color de sombrero de cada uno de los participantes. Esto fue así durante las siguientes cuatro reuniones.

En la reunión mensual del mes de octubre, mi sorpresa fue mayúscula cuando ya pocos hablaban del color del sombrero. Sin embargo, el facilitador del grupo dejó ver entre líneas que algo estaba sucediendo cuando hizo mención a que alguien ¡se había llevado su queso!

Durante dos años se sucedieron este tipo de reuniones en las que cada tres o cuatro meses alguno de los presentes traía una nueva receta, extraída de alguno de los tantos libros publicados en el año.

Un tiempo después recordé que a esas reuniones asistía el responsable de una de las áreas técnicas de planta. Un hombre de cincuenta y tantos años al que le apasionaba la literatura y que, casi desapercibido, tomaba nota de los temas tratados.

Al finalizar cada reunión se retiraba de manera silenciosa. No sin antes detenerse frente a mí y susurrarme al oído, casi como un ritual: ¡Olga estuvo presente!

Nunca supe a qué se refería, hasta que un día llegó a mis manos la historia de Olga Semionovna, del escritor ruso Antón Chéjov. ¡Ese fue el día que decidí darle un descanso a mis socios!

Es difícil darse cuenta, cuando uno se está moviendo a gran velocidad, que efectivamente se mueve. El mundo de los negocios es extremadamente competitivo, y arrastra a los ejecutivos en una carrera irrefrenable hacia el dominio de la información. Conocer la teoría del momento es el dogma a seguir, y quien así no lo crea se gana un pasaje al exilio de los ejecutivos.

El cuento de Chéjov nos conduce de manera guiada hacia la pérdida del discurso propio, al mostrarnos cómo Olga, su protagonista, se mimetiza con el argumento del otro y de manera virulenta sostiene su posición –la de aquel que tiene a su lado– sin darse cuenta de que lo que importa es la construcción de un relato propio.

Sin embargo, esta no es una tarea fácil. ¿Cómo se hace para armar una base sólida que sostenga nuestras propias ideas? ¿Cómo se defiende una postura frente a aquel que quiere imponer las suyas? En todo caso, cabe preguntarse si es necesario confrontar dos puntos de vistas diferentes, o buscar puntos de encuentro que permitan avanzar en una idea superadora de todas las que están en juego.

Chéjov me permitió finalmente asociarme a otros pensadores, que trajeron la filosofía a cada estante de mi biblioteca. De esa manera aprendí que la reflexión es necesaria para la toma de decisiones y para mantener la serenidad ante la duda. Sin saberlo, me dieron las herramientas básicas para el análisis de procesos.

Estoy convencido de que una de las cualidades más importante que debe desarrollar todo ejecutivo es su capacidad de reflexión, y que más allá de la bibliografía leída, no se debe perder de vista que para alcanzar ideas superadoras es necesario sumar. En definitiva, el sincretismo es un camino válido para la construcción del discurso propio. Un camino que nos llevará inevitablemente a conformar equipos de trabajo altamente capacitados y motivados, generadores de conceptos e ideas para ser aplicados en el mundo real de los negocios.

 
 
 
 

Diego Ferrero es Lic. en Administración Agraria y especialista en temas de reingeniería de procesos. Es Director de Manufacturing People, consultora especializada en reingeniería de negocios. Su carrera profesional se desarrolló como gerente de operaciones en Ronalflex SRL, gerente de compras en La Salteña S.A., gerente de abastecimiento en Pillsbury Argentina S.A. y jefe de compras en Refinerías de Maíz S.A., división industrial. Es autor del libro Las Reflexiones de Casimiro, Historias de Fábrica, novela acerca de la administración estratégica.

 
     
 
Opina sobre este artículo en LinkedIn
 
     
 
¿Quiere enviarle un mensaje al autor?
 
 
     
  Mi Nombre y Apellido:
  Mi dirección de e-mail:
  Autor:
  Artículo:
  Mi mensaje:
   
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
 
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com