Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 
Diego Lo Destro OPINION PERSONAL
¿Estamos en crisis o estamos
en “estado de intrerpretado”?

Por Diego Lo Destro
 
     
 

Al abordar esta pregunta nos damos cuenta de que podemos subpreguntar, e indagar un poco más, cuestionando primero “si está o no el mundo en crisis”. También nos damos cuenta de que cuando preguntamos, lo hacemos desde cierta intención o desde determinados supuestos, es decir, cuando pregunto si estamos o no en crisis, estoy asumiendo que existe dicha posibilidad, o por lo menos que se está hablando de este asunto. También puedo apuntar a la segunda parte de la pregunta del título, “estamos en estado de interpretado”. Desde esta pregunta debo asumir que al enfocarme en ella asumo que existe la posibilidad de estarlo, aunque aún no haya explicitado qué es. Pero esto lo dejaré para el final.

Cuando decimos crisis, estamos hablando desde el observador que somos. Crisis es una forma particular de mirar el mundo, es un juicio que hacemos desde nuestro propio marco de referencia. Pero claro, alguien puede decir: “la crisis está, es real, todo el mundo la ve, se habla de la crisis económica”, otro quizás agregue: “la crisis se evidencia en la suba y baja de la bolsa, los índices explicitan dicha crisis”.

En primer término, recordemos: crisis es un juicio que hace un determinado observador. De hecho, cuando revisamos la etimología de la palabra crisis, confirma esta mirada lingüística. En griego, el idioma del cual deriva esta palabra, significa entre otras definiciones: juicio. Me gustaría evidenciar esto citando a Sófocles en Edipo Rey. Dice: “que un adivino verdadero obtenga mayor éxito que yo, no es un juicio (=krisis) valido”. Y también a Hipócrates, en Aforismos: “corta es la vida, el camino largo, la ocasión fugaz, falaces las experiencias, el juicio (=krisis) difícil”.

Una vez demostrado esto, cabe recalcar que el hecho de que un juicio lo haga todo el mundo no significa que dicho juicio describa una realidad, algo independiente del observador que somos. Cuando muchos emiten el mismo juicio, lo único que tenemos es un juicio compartido, pero no una verdad. En otras palabras, cuando un observador emite un juicio, en vez de describir una determinada realidad independiente de él, adscribe con dicha opinión, su forma de ver la vida y el mundo. Cuando digo adscribir digo proyectar desde mi subjetividad. Eso hacen los juicios, no nos hablan de la realidad, de lo que pasa allí fuera, sino que hablan de lo que nos pasa a nosotros.

Por otro lado los juicios tiene la característica de ser contagiosos. Cuando un ente al que le atribuimos autoridad (presidente, noticiero, diarios) emite un juicio, puede que tomemos ese juicio como válido, y en tanto tal, modifica nuestra forma de ver nuestro mundo y nuestra vida. Luego de esto, nos damos cuenta de que la suba y baja de la bolsa es la suba y baja de los juicios que hacemos y de las expectativas que proyectamos sobre el futuro económico.

Resumo: un juicio es una interpretación, una forma de ver la vida y el mundo, es proyectar nuestro ser y adscribir desde la subjetividad ciertos atributos a la realidad.

Esto nos lleva al análisis de la segunda parte de la pregunta: ¿estamos en crisis o estamos en estado de interpretado? ¿De qué hablo cuando hablo de “estado de interpretado”? En principio, debo aclarar que este es un estado que el filósofo Martin Heidegger les atribuye a los “existenciarios” (características) del “ser ahí” (dasein) inaunténtico.

Reformulo: el “estado de interpretado” podemos explicarlo como una característica de los seres humanos que viven en la inautenticidad. Heidegger dice que el ser humano es arrojado a un mundo que lo antecede. A esto lo denomina “estado de-yecto”. Somos arrojados a un mundo, a un lenguaje, y a una temporalidad.

Esto nos arroja al mundo del “se” o del “hay”: esta ropa es lo que “se” usa o “hay” que usar; este diario es el que “se” lee o “hay” que leer; esta es la música que “se” oye en el verano o “hay” que escuchar. Ahora pregunto: ¿de qué “se” habla? Cuando usted ofrece un servicio, o piensa en hacer una inversión, ¿qué es lo que “se” piensa o “hay” que tener en cuenta?, ¿qué es lo que “se” escucha en la radio o “se” lee en el diario, o “se” ve en la televisión? Sí “se” habla de la crisis, “se” lee crisis, “se” oye crisis. Como esto es lo que “se” lee, ve y oye, nosotros empezamos a vivir en el mundo del “se”.

Otros hicieron el juicio de crisis, y nosotros ahora vemos el mundo de la crisis. Otros interpretaron el mundo y nosotros lo interpretamos como “se” interpreta y “hay” que interpretarlo. Nos estamos convirtiendo en seres interpretados. Nosotros no interpretamos, otros interpretan por nosotros. Nosotros no hablamos, somos hablados por otros. No generamos nuestros propios juicios apropiándonos de ellos, hacemos los juicios que “se” hacen, porque no sea cosa que si yo digo algo diferente se me tilde de “loco” o “inadaptado”. Esto es estar en “estado de interpretado”: ver lo que otros dicen que tenemos que ver para ser lo que otros quieren que seamos; vivimos la vida que otros quieren que vivamos. Y todo esto sin darnos ni cuenta. En definitiva, estar en estado de interpretado es la falta de poder que genera una vida inauténtica.

Las preguntas que surgen son: ¿qué juicios válidos puedo generar que posibiliten un aumento en mi capacidad de acción?; ¿de qué forma puedo romper las ataduras del “estado de interpretado”?; ¿cómo voy a cuestionar de ahora en más los que “se” dice, ve, y oye?

Cuando logre romper con las cadenas del “se” y deje de vivir bajo los “hay”, es decir, cuando logre apropiarse de sus juicios y vivir de acuerdo con ellos, su vida por fin será suya, dejará de vivir en estado de-yecto para hacer de su vida su “pro-yecto”, y experimentará por sobre todo el poder de una vida auténtica.

 
 
 
 

Diego Lo Destro es Director de D&L Group Coaching | Consulting. Licenciado en Filosofía con especialidad en metafísica y gnoseología. Professional and International Certified Ontological Coach en la Escuela Argentina de PNL y Coaching (ACTP). Mentor Coach certificado formado por Damian Goldvarg (Vicepresidente ICF Global). Master Practitioner en PNL en el Instituto de Investigaciones Humanísticas. Practitioner en Hipnosis Ericksoniana por la Universidad de la Matanza. Miembro fundador de la International Coach Federation Argentina, donde se desempeña como colaborador de la Comisión de Programas Presenciales de ICF, encargada de la formación continua y de alta calidad para coaches internacionales. Miembro del Comité Latinoamericano de Evaluación de Ponencias del Congreso II Conferencia de Coaching Chile. Miembro activo de la Asociación Argentina de Profesionales del Coaching. Escritor y conferencista internacional, y especialista en Human Development.

 
     
 
¿Quiere enviarle un mensaje al autor?
 
 
     
  Mi Nombre y Apellido:
  Mi dirección de e-mail:
  Autor:
  Artículo:
  Mi mensaje:
   
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
 
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com