Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 

OPINION PERSONAL
Riesgos y oportunidades de la camiseta

Por Norma Vergara

 
     
 

En el ámbito del mundo laboral y en un contexto de altos índices de desempleo en este fin de siglo, la expresión "relación de dependencia", como definición de estabilidad laboral, tiene oportunidades y riesgos no vistos por quienes idealizan ese estado.

Como lo fue en otra época "ser la Señora de...", ahora "ser de American Express, de IBM, de YPF", etc., es para algunos, parte del apellido, pertenencia, emblema, protección de los nuevos feudos donde el señor feudal es esa gran corporación y sus marcas.

Pero "pertenecer tiene sus privilegios", como proclama un conocido slogan, y el privilegio por estar dentro de las tierras de los nuevos feudos no deja de pagarse, como en toda cultura, con algún precio y algún malestar.

En "El malestar de la cultura", Freud dice: "(...) la palabra cultura designa toda la suma de operaciones y normas que distancian nuestra vida de la de nuestros antepasados animales y que sirven a dos fines: la protección del ser humano frente a la naturaleza y la regulación de los vínculos recíprocos entre los hombres". También allí desarrolla la idea de que la cultura puede parecer una promesa de felicidad y amparo, ofreciendo normas y altos ideales, pero impone a la vez el pago de un tributo de infelicidad que resulta estructural.

La cultura empresaria, sin escapar a esta condición estructural, enarbola ideales y valores necesarios para los objetivos que desea alcanzar, formando filas detrás de la nueva "religión de la eficacia" (concepto del filósofo Giles Lipovetsky). Religión ligada a la competitividad, con una lógica del "cada vez más", donde todo tiene que ser superado con más eficacia. No hay límite. ¿No hay límite?

Por otro lado, las organizaciones, en aras de consolidar ese "beneficio de pertenecer" como motivación, alimentan la ilusión de que "no hay mejor lugar". "Ponte nuestra camiseta", es la consigna, necesaria quizás para los primeros momentos de enamoramiento. Pero ¿qué pasa en el actual contexto de precarización laboral?

¿Qué se escucha en quienes empiezan a sufrir la relación de dependencia? Veamos un ejemplo registrado hace unos años en un seminario-taller realizado en Plaza Huincul, Provincia de Neuquén (Argentina), entre la gente desvinculada de YPF por la reestructuración.

Un participante dice hablar por todos, y muy acongojado comenta estar quebrado desde que le dieron la noticia de la reestructuración. Tiene un dolor en la espalda que no lo deja caminar. "No les importamos nada, nos tiraron por la ventana, estamos pintados, no formamos parte, ni siquiera importa que algunos somos la tercera generación de "ypefianos". Nadie se fija en todo lo que hicimos por esta empresa".

La organización, que tomó el lugar de Otro absoluto, exigirá un trabajo extra para relativizar ese lugar.

¿Cuál es el lugar del psicoanalista cuando presta su escucha dentro de una organización? Despegar la camiseta, mostrar que no es la única, y que en todo caso ese sujeto pueda hacer como el actor en la obra de teatro o "play", en inglés, que con no menos compromiso y pasión puede construir un rol, y poder desprenderse a la salida de la función. Poder creer, pero sólo por un rato, para que sea una oportunidad de hacer algo y no el riesgo de jugarse la vida.

 
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
 
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com