Síguenos en Twitter Únete a nuestro grupo en LinkedIn
 
Ir a la Portada
 
Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Centro de Capacitación
 
Biblioteca de artículos
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico  
 
 
     
 
Búsqueda personalizada
 
     
 
 
     
 

OPINION PERSONAL
Winners and losers (la gente y el cambio laboral)

Por Luis Angel Avalos

 
     
 

Los cambios en la vida laboral nos enfrentan a situaciones complejas, no sólo desde un punto de vista objetivo, sino también (y especialmente) en el plano de nuestras fantasías y temores. Entre ambos existe una línea muy sutil y generalmente es difícil tomar distancia y darse cuenta cuáles son las amenazas objetivas y cuáles no. Y sobre todo, cuáles son las oportunidades que se abren cada vez que enfrentamos una nueva etapa.

Todo cambio provoca incertidumbre, miedo y una cantidad de interrogantes. En el caso del trabajo, el impacto es mayor aún cuando el cambio ha sido involuntario, lo cual generalmente implica que la persona afectada no ha podido prepararse para esa situación. Sin embargo, sería útil que nos acostumbremos a la idea de que esos cambios pueden producirse en cualquier momento. Estar preparados para los cambios en la vida laboral es algo que nos convendría hacer, ya que aunque nos resulte desagradable, es un hecho que el mundo laboral ha cambiado drásticamente y seguirá cambiando.

Hasta hace pocos años, los selectores de personal veíamos la alta rotación laboral como un indicador de "falencias" en la persona: falta de madurez, irresponsabilidad. Hoy, en cambio, sería absurdo e injusto realizar un análisis tan simplista, ya que la alta rotación es más una característica del mercado laboral que una elección de los trabajadores.

Resulta evidente que la falta de estabilidad laboral y consecuentemente los cambios que debemos enfrentar con creciente frecuencia, son un hecho a nivel global. Frente a este hecho, podemos pensar que es una desgracia estar viviendo en esta época, o podemos pensar que ésta nos ofrece interesantes desafíos y la oportunidad de utilizar más que nunca, algo tan humano como nuestra creatividad.

Personalmente no creo en los puntos de vista absolutos. Pienso que es normal pasar por diferentes estados de ánimo y tener puntos de vista múltiples y hasta contradictorios. Quienes creen que lo saben todo y no se replantean cuestiones fundamentales, suelen ser los que finalmente más padecen cuando deben enfrentarse al hecho irrefutable de que el cubo no entra en el orificio circular. Pueden hacer berrinche como niños, pero la realidad se impone. Por eso, me parece lógico aceptar que los seres humanos reaccionamos de diferente modo frente al cambio laboral, que una misma persona experimenta diversas sensaciones cuando está en esa situación y que estamos todos aprendiendo cómo manejarnos y qué hacer con los obstáculos que nos ha tocado enfrentar.

Pese a todo, es bastante común que las personas adultas intentemos mantenernos alejados de la sensación de inseguridad. Y aunque las evidencias demuestren lo contrario, solemos aferrarnos a creencias y conceptos que ya han cambiado. Como sucede en tantos otros aspectos de la vida, solemos pensar que no nos va a tocar a nosotros. Vemos cómo la desocupación aumenta, cómo las empresas se achican, pero intentamos abstraernos de esa realidad hasta que un día nos golpea.

No terminamos de estar preparados para el cambio laboral y cuando finalmente debemos enfrentarlo, el mundo parece desmoronarse. En esos momentos, un modo frecuente de seguir negando la complejidad de la realidad es simplificar todo y enrolarnos en el bando de los "super positivos" o de los "hiper negativos". Así es como escuchamos decir a algunos que está "todo OK!" y a los otros que "todo va de mal en peor!".

Kieslowsky, el director de cine, decía en un reportaje que le llamaba la atención el estilo "exitista" de ciertos americanos del Norte que, ante la pregunta: "¿cómo estás?, enfatizaban: "super bien!". El, en cambio –decía– prefería responder: "I'm so so".

Hay mucha "literatura gerencial" que sugiere a quienes enfrentan cambios laborales "armar" una imagen de éxito que resulte más "vendedora". Es verdad que en general tendemos a manejarnos con estereotipos, y en función de ello la imagen que alguien nos da juega un papel importante en nuestras decisiones sobre esa persona, pero nuevamente se trata de un enfoque simplista. ¿Por qué negar que el cambio laboral nos atemoriza? Que la situación general del mundo nos preocupa. Que la incertidumbre nos agota ¿Por qué pretender ser una especie de Rambo o Terminator buscando trabajo cuando somos simplemente gente?

Ni el super hombre ni el pobre desvalido, sencillamente personas que enfrentan con madurez los problemas de su época.

Negar, y negar-nos, las sensaciones que nos invaden frente a la incertidumbre del cambio laboral, nos aleja de lo mejor que tenemos a la hora de ponernos a trabajar: nuestra humanidad. Es extraño que muchos profesionales especializados en Recursos Humanos no se den cuenta de esto y fomenten la farsa de la imagen ganadora y el exitismo.

Si nuestra sociedad (es decir, nosotros) no logra aceptar con madurez que estamos frente a un cambio profundo en el mundo laboral y no apelamos a la solidaridad, al trabajo conjunto, a la creatividad; si no hablamos de lo que nos pasa y de lo que nos da miedo; si nos vamos a los extremos y nos sumamos a cuanta farsa se nos propone; difícilmente podamos crecer y quedaremos como niños berreando porque el mundo no es como nos contaron. Si así sucede, por más que intentemos proyectar imagen ganadora, seremos todos perdedores.

 
 
 
 

Luis Angel Avalos es Psicólogo Laboral egresado de la Universidad de Buenos Aires, docente de esa casa de estudios y posee más de diez años de experiencia en el área laboral.

 
     
 
¿Quiere enviarle un mensaje al autor?
 
 
     
  Mi Nombre y Apellido:
  Mi dirección de e-mail:
  Autor:
  Artículo:
  Mi mensaje:
   
 
     
 
Búsqueda personalizada
 

 

 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
 
Curso Dirección Estratégica
 
Dossier de Coaching - Descarga Gratis
 
 
 
     
 
© 2001 - 2010. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com