Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

 

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico Mexico  
 
     
 
Celina Behrensen
LIDERAZGO
Mujer ejecutiva:
un desafío, una propuesta real

Por Celina Behrensen
 
     
 

¿Por qué considero que, en la actualidad, es un desafío ser ejecutiva, ocupar puestos y cargos de responsabilidad, liderazgo y poder? Si hacemos historia, la mujer, su concepción biológica y psicológica, fue formada a través de la historia. Su rol especifico estableció una huella difícil de poder olvidar. Preparada biológica y psicológicamente para ser madre, esposa, cuidar y organizar las tareas domésticas.

A través del tiempo fue adaptándose y preparándose para ser aquélla capaz de resolver los numerosos problemas del hogar, las carencias, el presupuesto, atender a su esposo y sus problemas del trabajo, criar a sus niños, elegir su educación, cuidar y velar de ellos como la mejor enfermera, sin ser diplomada para serlo.

Esa marca de género aún arraigada en nuestras más profundas creencias desde lo heredado filogenéticamente, establece un marco estricto y difícil de sobrellevar. Si pensamos cómo la mujer comenzó a integrar otros aspectos que no fueran sólo el realizar tareas domésticas en su hogar, podemos sacar nuestras conclusiones.

En Argentina comenzó realizando tareas domésticas, en algunos casos acompañando al esposo y ayudándolo, como un trabajo secundario y ampliando el ya existente que realizaba en el hogar. Alrededor de 1946 comenzó la inserción de la mujer en las fabricas, a través de una lenta incorporación a ese mercado en tareas de auxiliar administrativa.

Luego la posibilidad de ser maestra, otro campo –el de la docencia– que le permitió comenzar a recorrer otro camino de desarrollo. Luego la carrera de enfermería, con el propósito de que la mujer aprendiese a cuidar y atender mejor a su familia. Este es un largo recorrido.

Debemos sumar los aspectos de culpabilidad que la mujer tiene por dejar su hogar para salir al mercado del trabajo. En estos tiempos, donde el mundo postmoderno se abalanza implacable, ¿cuál es el rol de la mujer? ¿Quién más estaría capacitada para producir cambios que aquella que ha traspasado por un sinnúmero de aspectos y de campos? Aquélla que tiene la ductilidad para acomodarse a diferentes ámbitos, aquélla que contiene afectivamente, que ayuda a salir adelante. ¿Quién más que la mujer, preparada para guiar, educar y ayudar al desarrollo y al avance de los otros?

La mujer líder en la actualidad debe luchar contra algunos aspectos que la perjudican. Y para ser sintética en este análisis, que da para mucho más, podría destacar que los aspectos que hoy se necesitan en las empresas, especialmente las que están en un estado de crisis profunda, económica y de valores humanos, tienen que ver con un liderazgo femenino y sus aspectos destacables.

La mujer líder tiene capacidad para motivar, y debido a su capacidad de convocatoria, estimular la participación y la autoestima Diferentes estudios constatan que la mujer concibe al liderazgo como un medio de transformación hacia sus subordinados, aplica sus habilidades por las relaciones interpersonales y motivacionales para transformar el interés individualista por un interés colectivo guiado hacia la empresa como totalidad.

Por un lado, como resultado de la mayor participación de la mujer en todas las áreas, y por otro al descubrir, un poco tardíamente, que los negocios o las empresas harían bien en tomarla en cuenta porque es la decisora en lo que hace a rubros básicos de la familia: salud, educación, propiedades y hasta en la compra de automóviles, además del consumo habitual en alimentos, limpieza, cosméticos o vestimenta.

Algo así como que la mujer muestra mayores “chances” de ejercer un liderazgo diferente. Que tiene cualidades que la hacen más permeable a los climas emocionales, al manejo de los conflictos, a la horizontalidad, al trabajo en redes, a pensar en el desarrollo de las personas y sus necesidades humanas, a la complementariedad, la compasión, el cuidado del planeta y al compromiso y la responsabilidad.

Por tal motivo es un desafío ser líder en la actualidad siendo mujer. En esta situación donde la deshumanización se hizo cargo de casi todos los aspectos de la vida en las empresas, quién mejor que una mujer para poner un toque diferente, ampliar el horizonte de soluciones y abrir un nuevo camino hacia la concreción de resultados diferentes, incluyendo a las personas que forman el sistema de las empresas, como seres humanos imprescindibles para el crecimiento y el sostén de la organización.

El liderazgo femenino es un modelo a tener en cuenta, un modelo para construir y afianzar.

 
 
 
 
La Profesora Celina Behrensen es Consultora en Recursos Humanos, Analista Organizacional. Psicóloga Social. Profesora Nacional de Expresión Corporal y Técnicas Grupales. Especialidad: Consultoría Organizacional. Diseño e Implementación de Programas In y Off Company. Asesora de Consultoras Nacionales e Internacionales. Project Leader, Dale Carnegie de Argentina.
 
     
 

Dossier de Coaching - Descarga Gratis

 

 

 

 

Certificacion en Coaching Persoanl y Empresarial

 

 

 

 

     
© 2001 - 2013. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com