Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

 

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico Mexico  
 
     
 
Juan Javier Alvarea
LIDERAZGO
Las áreas de poder del liderazgo
Por Juan Javier Alvarez
 
     
 

Cinco grandes áreas de poder le permiten a todo líder concretar lo que desea. Merced a un conjunto particular de habilidades y conductas, inherentes a cada área, el líder se enfoca y consigue logros que otros no pueden imitar. Todo subyace en la esencia misma de cada área de poder, y como verá a continuación, llevan a la persona a través de un mágico camino hacia la concreción de sus metas.

Permítame acompañarle en esta breve recorrida.

 

AREA DE LA PIEDRA

– Lo firme e inmutable: la determinación, la templanza y la voluntad. La entereza de nuestras convicciones. También nuestra parte rígida e inflexible.

El Area de la Piedra marca el inicio de nuestro recorrido. Todo líder se encamina hacia un propósito, hacia un objetivo a concretar. Con ello en mente, su voluntad le abrirá camino, su temple le protegerá cuando arrecien tormentas o imprevistos, y su firme determinación guiará su rumbo siempre hacia adelante, hacia lo mucho por descubrir. Si estos ingredientes de la piedra (determinación, voluntad y templanza) se asemejan al granito, de seguro logrará su meta. Si se parecen más a la arena, la primera ola los disgregará irremediablemente.

Para muchos, sobre todo los que se quedan en ella sin avanzar un poco más, el Area de la Piedra representa también la simple jefatura. No obstante, cuando encuentra sus límites (fruto del contraste con una mejor realidad) puede ser el inicio del liderazgo. Estas personas se expresan mediante férreos conceptos sobre cómo deben ser las cosas (pase lo que pase), y utilizan expresiones tales como:

  • “Esto no se podrá lograr de otra manera”
  • “Aquí siempre se hicieron las cosas así”
  • “Jamás llegaremos a lo que hace la competencia”
  • O bien, “¿Para qué cambiar ahora?”

Es, para ellos, un área de conceptos estáticos que, más por hábito que por naturaleza, les lleva a ser bastante renuentes al cambio y a la modernización de las ideas. Muchas personas se sienten cómodas allí, entonces... ¿para qué cambiar?, piensan. En sus círculos y organizaciones, llevan a los demás a conocer su rigor rápidamente.

También es el área de los prejuicios y de la negatividad, y muchas veces del cinismo. Nada irá bien, todo tiene un problema para muchos de los que permanentemente están en el Area de la Piedra. No se les escucha decir: “¡Qué oportunidad!”, sino todo lo contrario: “Miren, ¡todo se derrumbará!”

Como vimos, queda contenido en los límites del Area de la Piedra tanto lo bueno (la determinación, la templanza y la voluntad), que nos permitirá avanzar hacia el liderazgo, como lo malo, que nos transformará en simples jefes que sólo ordenan. ¿Cómo flexibilizar, entonces, el Area de la Piedra? Sencillamente, mediante un cambio de actitud ante las cosas. Un cambio que se inicia cuando nos preguntamos si lo que hacemos, decimos o pensamos se condice con la evolución de las ideas y del quehacer cotidiano. ¿Vamos a favor o a contrapelo de todo esto?

 

AREA DEL AGUA

– Lo escurridizo, inasible, pero a la vez, adaptativo y fuerte. Lo que se acomoda a múltiples escenarios y proyectos.

El Area del Agua nos permite vislumbrar una de las facetas más importantes del liderazgo. Dejamos atrás lo rígido porque nos dimos cuenta que mientras nos obstinábamos en decir y hacer siempre lo mismo, otros superaban nuestras estrategias y reaccionaban muchísimo mejor ante los cambios. En el Area del Agua lo que prima es la adaptabilidad ante las cosas, y con el tiempo, hacia nosotros mismos. “Flexibilidad” es la palabra clave. Nuestra mente se torna maleable como la cera, siempre en manos de las cambiantes directrices que gobiernan los negocios y la vida. No obstante, el agua, en los ríos, contiene a la piedra, que bien puede representar aquí nuestros valores, sobre los que edificamos nuestro carácter y nuestra conducta. Los ríos trazan cursos y discurren entre infinidad de vueltas, creando energía a la vez que remansos. Por ello, el agua simboliza la mejor combinación de tres habilidades para el liderazgo efectivo:

  • La Adaptabilidad al terreno y las circunstancias.
  • La Energía para arremeter contra los obstáculos.
  • La Alternancia entre lo tumultuoso y lo sereno, sin perder su esencia.

 

AREA DEL AVE

– Lo que mira más allá de las pequeñas cosas de la tierra. Lo que remonta vuelo, se eleva y busca horizontes impensados. Lo que migra, inclusive de continente a continente.

En el Area del Ave se aprende a mirar por encima de las cosas, a no quedarse en un mar de detalles pequeños y por ello perder la perspectiva general. El río, desde la perspectiva del ave, es un punto más del paisaje que observa: están las montañas, el horizonte lejano, el bosque y un sinfín de cosas más. El ave ve el cuadro general gracias a que se remonta a cierta altura (ver los hechos con cierta perspectiva, no perder el cuadro global, no quedarse en los pequeños problemas) o, dicho de otra forma, se aleja momentáneamente de los detalles. El Area del Ave suma muchas características del agua, pero imprime su sello propio: la perspectiva más allá del lecho del río. Por otro lado, simboliza la migración, y esto se asocia a las ideas, a los proyectos y a la propia vida (personal y profesional). Entonces, sus tres habilidades son:

  • El desarrollo de una visión general de las cosas, evitando perderse en un mar de detalles.
  • La capacidad de cambiar de horizonte (una nueva profesión, un nuevo proyecto, una nueva empresa)
  • Por volar alto, la capacidad de aspirar a más, de no conformarse con la tierra.

AREA DEL FELINO

– Todo lo ágil. El cazador. La destreza. La curiosidad. El juego.

El Area del Felino instaura una nueva dimensión a las capacidades anteriores: la inteligencia, puesta en acción hacia la consecución de un objetivo, utilizando todas las herramientas a su alcance. Se concibe la vida y el resto de actividades en ella contenidas como un inmenso juego, un juego que debe ser asumido como una serie de interminables desafíos. Pero como juego, tiene sus reglas; se participa muchas veces en equipos para alcanzar objetivos, y en otras ocasiones se compite y colabora a la vez. Para ello, se cuenta con la capacidad, actitud, destreza y dominio del terreno de cada equipo, y de sus individuos. El destino se construye paso a paso, merced al esfuerzo diario. El felino sabe que su ventaja reside en múltiples factores:

  • Su olfato, o el resumen de sus experiencias pasadas. Su “sensación”, basada en hechos, de que las cosas irán bien. La capacidad de aprovechar oportunidades que otros no perciben.
  • Su oído, o la capacidad de escuchar y estar informado de lo que le interese, de lo que le dé ventaja competitiva ante el terreno.
  • Su agilidad, o la capacidad de girar ante los obstáculos, y hasta de esquivar a los competidores que busquen cercarle a él como presa.

Otra de las cualidades del felino es su innata curiosidad. Esto le lleva a aprender mucho de cada cosa que hace, y a investigar cada rincón de sus dominios (o adentrarse en otros hasta ahora inexplorados). Esto último se asocia a una productiva insatisfacción de lo ya alcanzado, que mueve a buscar nuevos desafíos.

 

AREA DEL SER HUMANO

– El carácter. Los sueños y proyectos.

El Area del Ser Humano no se despega ni es ajena a las otras áreas descriptas. Toma de ellas lo mejor, como criatura del universo, y le imprime su impronta particular: el carácter, junto a los sueños y proyectos personales.

Hombres y mujeres forjan su existencia día a día bajo la premisa del deber a cumplir, de la concreción de objetivos para llevar adelante su comunidad, familia y vida personal. Se mejora constantemente al preguntarse:

  • ¿Qué aprendí hoy de lo que me pasó?
  • Ante una circunstancia idéntica a la vivida, ¿cómo podría responder mejor la próxima vez?
  • Si debo ser el referente ante mi gente, ¿estoy a la altura de las circunstancias?
  • ¿Doy el ejemplo, voy siempre delante? ¿O simplemente les digo a los demás qué hacer y me siento a esperar sus resultados, sin ayudarles?
  • ¿Cuán abierto estoy a críticas o consejos de otros?
  • ¿Cuán dogmático me he vuelto con los años?
  • ¿Qué tan positivo o negativo soy con mi actitud? ¿Pienso en los demás, en quienes me rodean a diario, en aquellos que me miran como líder? ¿cómo les influencio con esto?

Y a través de ese proceso de mejora continua, se intenta siempre:

– Evitar juicios negativos hacia las personas o las cosas antes de conocerlas. Quitarse de encima el cinismo y los preconceptos. Ver la vida con ojos dispuestos a valorar todos los puntos de vista (no sólo los propios, o los acostumbrados a seguir).

– Interrogarse y cuestionar la validez de nuestros conceptos y elementos de juicio. ¿No será hora de cambiarlos por otros que resulten más eficaces? Haga una lista de todo lo que considera “inamovible” en su vida personal y profesional. Luego coteje esta lista con la realidad circundante. Observe si su lista se corresponde a las mejores prácticas en cada ámbito. De no ser así, instaure cambios con rapidez.

– Dejar atrás los errores y avanzar. Dejar atrás las caídas y avanzar. ¡Dejar atrás todo lo pasado y enfrentar el futuro!

– Olvidarse del “siempre las cosas se hicieron así”, porque tal vez hoy las cosas no deban hacerse “siempre así”. No existe un “siempre así”. Todo puede cambiar (y de hecho lo hace a diario). Nuestro cuerpo cambia. El mundo cambia. Nada es estático.

– Imaginar soluciones “no ortodoxas” para los problemas. Fomentar y utilizar la creatividad de las personas y grupos de trabajo (y la de uno mismo). Aprender que no existe el “camino único” hacia donde queremos ir; existen decenas, o hasta centenares, de caminos. Para verlos, debemos estar con la mente abierta a nuevas formas de concebir nuestra realidad y las soluciones a los problemas que se presenten. Aprenda de otras profesiones. ¿Una manera ingeniosa de resolver o encarar un tema? Adiciónela a su bagaje de herramientas. ¿Un enfoque que siempre se choca con la misma respuesta? Descártelo, con él no va a ningún lado. Cámbielo urgentemente.

– Finalmente... ¡Pruebe sus ideas, ensáyelas! ¿Cómo sabe que no van a funcionar si no las ha probado aún? Haga un ensayo a pequeña escala, tome los recaudos que quiera, pero ponga en marcha lo que desea liderar... ¡ahora!

Estas cinco áreas, que por su simbolismo esbocé para usted, nos muestran aquello que deberemos pulir a diario para liderar con eficiencia.

Ahora sólo resta ponernos a trabajar.

 
 
 
 
Juan Javier Alvarez es un experto de reconocida trayectoria, cuyas ideas en el ámbito del management son reproducidas y seguidas con interés por la comunidad empresarial de habla hispana. Graduado en Dirección y Administración de Empresas (EE.UU.), actúa como Consultor Internacional en Management. Estuvo a cargo de la gestión de unidades de negocios tanto en España como en Latinoamérica. Publica artículos y trabajos sobre Management, Liderazgo y Visión Competitiva en los más importantes medios de negocios, como por ejemplo: las revistas Gestión (Argentina, México y España), Actualidad Económica (Costa Rica) y Gerencia (Guatemala), el diario La Opinión, sección Negocios (Estados Unidos). Las revistas Entrepreneur y Management Today en español (México). Las revistas digitales Mercado (Argentina), Actualidad Empresarial (España) y Avance Económico (Perú). El portal de directivos Intermanagers (México). Disertante en seminarios y conferencias sobre su campo de acción, sus conceptos son citados y tomados como referencia por medios e instituciones en México, Chile y Argentina.
 
     

Dossier de Coaching - Descarga Gratis

Certificacion en Coaching Persoanl y Empresarial

     
© 2001 - 2013. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com