Catálogo de Cursos y Seminarios
 

 

 

Newsletter de SHT
 

 

 

Quiénes somos
 

 

 

Contacto

 

 

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico Mexico  
 
     
 
Diego Ferrero
MANAGEMENT
Cómo la falta de visibilidad
impacta en la rentabilidad (Parte I)

Por Diego Ferrero
 
     
 

En una planta productiva el orden de las cosas debe ser mandatorio. La premisa básica y elemental “cada cosa en su lugar y un lugar para cada cosa”, debe ser de cumplimiento obligatorio. No es una sentencia caprichosa de algún gerente de planta, y mucho menos una proposición agonizante escapando de la dialéctica académica para hacerse presente en los espacios físicos y tangibles de una fábrica. Es, en todo caso, un axioma del cual se debe partir sin discusión, para generar cambios radicales en la rentabilidad del negocio.

Ahora bien, ¿cómo puede una premisa tan básica expresarse como una mejora en la rentabilidad de la empresa? Fácil, tan fácil como lo indica el sentido común.

Quien haya administrado o participado como auditor de procesos en plantas de pequeñas y medianas empresas, puede dar fe de que uno de los principales puntos a discutir es el desorden que habitualmente se ve por doquier. Los insumos para los centros de trabajo; el producto terminado; los pallets para transportar materiales de un depósito a otro, o los repuestos y herramientas a la espera de ser ingresados en los pañoles de repuestos, son sin lugar a dudas los principales protagonistas del desorden.

La realidad demuestra que existe una estrecha relación entre el desorden y la falta de controles sobre los procesos. El primero –desorden– no solo es consecuencia de la falta de espacios disponibles, sino también de la falta de liderazgo; de la escasa comunicación entre los directivos y los mandos medios y entre estos y los operarios; de la falta de capacitación; de la falta de compromiso y, por sobre todo, de un marcado desconocimiento del impacto que ocasiona en toda la cadena de valor la falta de visibilidad.

Pero vayamos de a poco. “Visibilidad” y “visibilizar” no son lo mismo. Mientras que la visibilidad se define como “cualidad de visible”, visibilizar es “hacer visible artificialmente lo que no puede verse a simple vista...”. Cuando se diseñan nuevos procesos, sean estos productivos o administrativos, es más que importante prestar atención al desarrollo de flujos (físicos, información o conocimiento) que fomenten la visibilidad. Con esta simple recomendación se pueden disminuir los retrabajos, el scrap y los inventarios y además, se puede mejorar la calidad del producto final y el clima de trabajo.

Como muestra basta un ejemplo. Una empresa que utilizaba tintas para su proceso productivo poseía un depósito con una capacidad de 800 baldes de 20 litros cada uno. Los colores de línea no superaban los 60 artículos, 10 de los cuales debían mantener al menos 10 baldes como política de stock. Pero al hacer una auditoría de proceso, se detectó que había 750 baldes en stock. Algo no andaba bien.

La falta de un proceso claro, escrito y medido, había generado tal grado de desorden que muchos de los baldes estaban abiertos, con fecha de ingreso de hacía un año; y lo peor de todo es que se seguían comprando baldes de tintas porque el operador de los equipos productivos no podía visualizar los tachos. En esta empresa no hubo un diseño previo del proceso; lo que sí hubo fue un crecimiento desordenado del negocio, que afectó a la operación diaria.

En este caso no se diseño un proceso con visibilidad desde un principio, entonces habrá que “hacer visible artificialmente lo que no puede verse a simple vista...”. Visibilizar es en todo caso una acción de corrección que deben aplicar quienes tienen la responsabilidad de mejorar un proceso. Si la visibilidad brilla por su ausencia será necesario visibilizar los procesos para mejorar la operación diaria de la empresa.

Insisto otra vez, la falta de visibilidad afecta a la rentabilidad de la empresa, tal cual el ejemplo anterior. Si esto es lo que ocurre en la planta, entonces será más que necesario implementar medidas que permitan visibilizar el proceso completo. De este modo estaremos afectando de manera positiva a la rentabilidad del negocio.

Lea la segunda parte del artículo

 
 
 
 
Diego Ferrero es Lic. en Administración Agraria y especialista en temas de reingeniería de procesos. Es Director de Manufacturing People, consultora especializada en reingeniería de negocios. Su carrera profesional se desarrolló como gerente de operaciones en Ronalflex SRL, gerente de compras en La Salteña S.A., gerente de abastecimiento en Pillsbury Argentina S.A. y jefe de compras en Refinerías de Maíz S.A., división industrial. Es autor del libro Las Reflexiones de Casimiro, Historias de Fábrica, novela acerca de la administración estratégica.
 
     
 
Certificacion en Coaching Persoanl y Empresarial
 

 

 

 

 

 

 

Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial

 

 

 

 

 

 

 

FORMACION PROFESIONAL EN COACHING ONTOLOGICO

 
   
El Coaching Ontológico es una disciplina emergente que permite colaborar con las personas, los equipos y las organizaciones para que se hagan cargo de los nuevos desafíos que nos presenta el mundo actual, cambiando aquellas prácticas que les causan inefectividad y malestar, por otras que permitan generar entornos de confianza y entusiasmo, incrementando la calidad y la efectividad en los distintos ámbitos de la vida cotidiana.

Este programa de formación no está enfocado solamente a transmitir información, sino a generar nuevas posibilidades de ser y hacer. No se trata sólo de entregar herramientas, sino de formar profesionales capaces de utilizar dichos instrumentos con la conciencia de que lo fundamental para el logro de un resultado no es la herramienta, sino quien la utiliza. Entendemos el aprendizaje como transformación, cambio y capacidad de acción.

Objetivos

Desarrollar en los participantes las competencias claves requeridas para su formación como capacitadores y consultores organizacionales, a través de la transferencia de conocimientos, experiencias, metodologías, técnicas y herramientas que desarrollen su efectividad como profesionales del campo de la capacitación y la consultoría empresarial.

  • Incorporar destrezas de inteligencia emocional.

  • Desarrollar recursos y habilidades para el logro de resultados.

  • Disolver conflictos y estados emotivos bloqueantes.

  • Observar creencias propias y del sistema que limitan la efectividad.

  • Adquirir competencias conversacionales para la coordinación de acciones y una comunicación clara.

  • Desarrollar destrezas de liderazgo y trabajo en equipo.

  • Acompañar a profesionales y ejecutivos a través del coaching individual y empresarial.

  • Aprender a rediseñar conductas que permitan expandir tu poder de acción.

  • Lograr una mejor calidad de vida, con mayor efectividad y bienestar.

Ver más información aquí
 

 
 

© 2001 - 2013. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com