Catálogo de Cursos y Seminarios
 
Newsletter de SHT
 
Quiénes somos
 
Contacto

 

 

 

  Diplomado Internacional en Coaching Ontológico Mexico  
 
     
 
José Manuel Arribas Vargas
MANAGEMENT
Individuo y desarrollo profesional
Por José Manuel Arribas Vargas
 
     
 

Lo profundo no está reñido con la sencillo, ¿o sí? ¿De qué depende? o, mejor, ¿de quién depende?

En muchas empresas, cuando se encarga a la Dirección de RR.HH. que cree y diseñe un sistema de evaluación y desarrollo de “Equipos de Alto Rendimiento”, se empieza a desarrollar el sistema múltiple que analice las variables de las “constelaciones internas” y busque cómo se perpetúa la saga de superhombres que lleven a la Enterprise por el universo de los éxitos y la consecución de los objetivos, a través de la conjunción de las personas con los departamentos, las funciones y el mobiliario del edificio.

Muchas veces en las empresas nos empeñamos en crear estructuras y procesos complejos que, de alguna manera, puedan justificar la importancia de los mismos o la magnificencia de lo que conllevan para la organización.

Nos gusta creer que todo lo que es altamente complejo es más eficaz. Así, desarrollar procesos y procedimientos profundos es sinónimo de crear diagramas de flujos, con infinitud de variables, que recojan cualquier posible imprevisto que se pueda contemplar, por banal que sea.

Todo ello lo adornamos con sistemas propios de “alta ingeniería de management”, y ya tenemos nuestro manual operativo para aplicar a “equipos de profesionales de alto rendimiento”.

Quizá si pusiéramos algo de responsabilidad y compromiso añadiríamos algo de cordura y simplicidad en los procesos de “desarrollo profesional”. No trabajamos con el ser, ni tan siquiera con la modificación del hacer del individuo. Nos empeñamos en querer conducir sus destinos, cuando lo mejor sería que ellos sean autónomos y construyan sus destinos desde la manifestación abierta de sus expectativas.

Para ello es importante trabajar en un aspecto, sencillo y complejo a la vez, que es el conocer a nuestros equipos, saber dónde están sus objetivos, qué quieren hacer, cómo manejan la responsabilidad como capacidad de decisión.

Los departamentos de RR.HH. en muchas ocasiones, con el afán de cumplir sus objetivos, se empeñan en convertirse en los “héroes de los destinos de los empleados”, y a veces se convierten en “los desafortunados conductores de nuestro destino”.

¿Tenemos a la gente en cuenta, o contamos con la gente? Si trabajamos con la primera premisa, en mi opinión, construimos espacios de desarrollo que excluyen la capacidad de valorar, conjuntamente, las tres esferas del individuo: la personal, la profesional y la social.

Si trabajamos desde la segunda premisa trasladamos la responsabilidad de ser dueños de su propio destino a las personas con las que queremos trabajar.

La construcción de los procesos de desarrollo profesional debe residir, aunque suene a “liberalismo”, en los protagonistas de los mismos, es decir, en el individuo.

Él es el que tiene que estar comprometido con lo que quiere ser y hacer. La Dirección de RR.HH. debe actuar como catalizador en los procesos de desarrollo. Con ello no quiero decir que se convierta en un mero facilitador de los deseos individuales; se tienen que establecer el marco y las reglas de juego, lo demás debe residir en la libertad del individuo, entendiendo ésta no como el hacer lo que cada uno quiere, sino como la capacidad de elegir y comprometerse con sus propias decisiones.

Convertir a las personas en protagonistas de sus logros, ambiciones y resultados, es uno de los grandes objetivos que tienen los que manejan equipos en las organizaciones. Diseñar espacios en los que las personas se conviertan en parte del reto hará que las mismas también sean parte de la solución y el logro.

Trabajemos en el desarrollo de equipos desde la búsqueda de la eficacia y la eficiencia, y por ende de la efectividad como resultado. Apostemos por la productividad y la creatividad como innovación para conseguir resultados extraordinarios.

 
     
 
José Manuel Arribas Vargas es Licenciado en Derecho por la UCM (España), Master en Recursos Humanos por el Instituto de Empresa, Diplomado en Asesoría Jurídica de Empresas y Diplomado en Derecho Laboral por la Escuela de Práctica Jurídica. Además es Coach Ejecutivo certificado por la ICF (International Coach Federation). Es Director de la consultora Persona, y Colaborador de RRHH Digital.
 
 
Desarrollo de Competencias y Coaching Empresarial
 

 

 

Consultor, entrenador, conferencista

 

 

Certificacion en Coaching Persoanl y Empresarial

 
 
 

FORMACION PROFESIONAL EN COACHING ONTOLOGICO

 
   
El Coaching Ontológico es una disciplina emergente que permite colaborar con las personas, los equipos y las organizaciones para que se hagan cargo de los nuevos desafíos que nos presenta el mundo actual, cambiando aquellas prácticas que les causan inefectividad y malestar, por otras que permitan generar entornos de confianza y entusiasmo, incrementando la calidad y la efectividad en los distintos ámbitos de la vida cotidiana.

Este programa de formación no está enfocado solamente a transmitir información, sino a generar nuevas posibilidades de ser y hacer. No se trata sólo de entregar herramientas, sino de formar profesionales capaces de utilizar dichos instrumentos con la conciencia de que lo fundamental para el logro de un resultado no es la herramienta, sino quien la utiliza. Entendemos el aprendizaje como transformación, cambio y capacidad de acción.

Objetivos

Desarrollar en los participantes las competencias claves requeridas para su formación como capacitadores y consultores organizacionales, a través de la transferencia de conocimientos, experiencias, metodologías, técnicas y herramientas que desarrollen su efectividad como profesionales del campo de la capacitación y la consultoría empresarial.

  • Incorporar destrezas de inteligencia emocional.
  • Desarrollar recursos y habilidades para el logro de resultados.
  • Disolver conflictos y estados emotivos bloqueantes.
  • Observar creencias propias y del sistema que limitan la efectividad.
  • Adquirir competencias conversacionales para la coordinación de acciones y una comunicación clara.
  • Desarrollar destrezas de liderazgo y trabajo en equipo.
  • Acompañar a profesionales y ejecutivos a través del coaching individual y empresarial.
  • Aprender a rediseñar conductas que permitan expandir tu poder de acción.
  • Lograr una mejor calidad de vida, con mayor efectividad y bienestar.

Ver más información aquí


Introduccion al modulo 1 del programa de formacion de coaches

 
 

© 2001 - 2013. Todos los derechos reservados. La reproducción de los contenidos de este sitio está permitida con el debido acuerdo por escrito de Ser Humano y Trabajo.
E-mail: info@serhumanoytrabajo.com